lunes, 19 de septiembre de 2011

El Zonda y el Huayra obras del mejor diseñador

El pibe de la foto jugaba con los mismos autitos que yo, se peinaba para el mismo lado, usaba el mismo blaiser azul, camisa blanca y corbata que yo; miraba los mismos programas de tele que yo y soñaba con casi las mismas cosas que yo. Los papás lo miraban como la promesa del futuro como a mí, esperaban que destacara por sobre el resto como los míos y sentían que en Argentina se habían terminado las limitaciones y todos tendríamos nuestra oportunidad. Pero él nació un poco más lejos y apenas unos dos años antes, allá en la provincia de Santa Fe, para ser más preciso en Casilda y se le dio por estudiar en una escuela técnica también como a mí.
Bueno, hasta ahí llegan las similitudes...
...aunque a mí me pese.
Él arrancó dibujando autos y modelándolos en madera balsa. A la edad de 12 años ya había realizado sus principales obras, algunas de las cuales se conservan todavía en una vitrina intocable donde siempre se deleita contemplándolas.
Sus modelos
Después restauró dos motos y a los 15 años construyó una minimoto, junto a su amigo y compañero de aventuras mecánicas Gustavo Marani.
En la moto
Luego, con el chasis y el motor de un viejo Renault Dauphine destartalado, construyó un Buggie, que patentó y rodó por las calles de Casilda. 
Para entonces tenía tan sólo 17 años.
Su Buggie Renault
Cuando terminó el secundario, se propuso estudiar en forma autodidacta todo tema relacionado con cómo se hacen y funcionan los autos.
Carrozado para Radio Casilda
Con tal de cumplir su objetivo, hizo de todo: construyó muebles metálicos, casas rodantes, cúpulas y carrozados para camionetas, algunas herramientas agrícolas y hasta camas, sillas de ruedas y otros elementos para discapacitados.
En el taller
Ya por el `78 dio un paso importante al construir con sus propias manos un monoposto de Fórmula 2 Nacional, que de inmediato pasó a formar parte del equipo Renault Argentina y corrió con un desempeño regular durante algunas temporadas. 
Fórmula 2
Fue por entonces que conoció al gran constructor Oreste Berta, quién confió en el potencial del pibe de Casilda y se lo presentó a quien lo introduciría definitivamente en el mundo de los autos superdeportivos. Para 1982 el pibe ya tenía 27 años y desembarcaba en el aeropuerto de Malpenas en Milano con cinco cartas bien apretadas en las manos. Todas tenían la firma del querido Juan Manuel Fangio, el mismo que con su magia había apasionado a millones y seguía siendo ese mismo hombre bonachón que estaba siempre dispuesto a ayudar a todos. Las cartas estaban dirigidas a los "popes" del automovilismo italiano, entre los que se contaban Enzo Ferrari y Giulio Alfieri de Lamborghini.
Ingresó en esta última como operario de tercer nivel, pero dado su entusiasmo y capacidad se le fueron confiando algunos proyectos importantes, entre ellos el Reestyling del Countach 25º Aniversary y la construcción del Countach Evoluzione, el primer GT en el mundo construido con la tecnología de la fibra de carbono.
Countach 25º Aniversary
Countach Evoluzione
El pibe caminaba bien y para el año 1991 se decidió a fundar Modena Design S.p.A. una empresa especializada en servicios de diseño, proyecto , ingeniería y construcción de modelos y piezas especialmente en materiales compuestos. Sus clientes fueron de inmediato Lamborghini, Renault, Berman, y los equipos de competición de Dallara, Aprilia, Lamborghini y Ferrari.

El pibe de Casilda ya jugaba en primera y se perfilaba para estrella del mundial.
Como no podía ser de otra forma y teniendo una empresa de diseño, también comenzó a darle forma a un sueño personal independiente de las firmas que lo venían contratando. Un auto que se llamaría Fangio en honor a quién tanto había confiado en él y le había abierto las puertas de los grandes genios. Pero al morir Juan Manuel y por respeto hacia él, el concept car cambió su nombre por el de Zonda, recordando al potente viento cálido que sopla en los Andes Argentinos.
Zonda C12
Si, hablamos de Horacio Pagani, el mismo que en 1998 fundara Pagani Automobili Modena S.p.A. y en marzo de 1999 entregara la primer versión del Zonda C12 con motor Mercedes-AMG, de 6 litros y 450 HP. Lo mostró en el Salón Interrnacional del Automóvil de Ginebra listo para vender y totalmente homologado.
Zonda C12S
Luego llegaron las versiones C12S, de 7 litros y 550 HP y C12S de 7,3 litros y 555 HP, el Zonda Roadster y en marzo de 2005, el Zonda F, con 602 HP de potencia en la base y 650 HP en la versión Sport Club.
Zonda Roadster
Zonda F
Desde aquel 1999, la prensa especializada elogió siempre el trabajo de Horacio Pagani. Por ejemplo en 2001 el Zonda S fue considerado "Car of the Year" por la revista EVO de Inglaterra; en 2002 recibió la mención  "Performance Car of the Year" por parte de la revista CAR de Inglaterra y la Pagani Automobili S.p.A., su empresa, obtuvo de la revista AUTOCAR de Inglaterra la distinción como "Specialist Manufacturer of the Year". Ese mismo año el auto consiguió el récord para la categoría de autos homologados en el circuito largo de Nürburgring, con 7’44’’, verificado por la revista SPORT AUTO de Alemania; en abril de 2004 la revista EVO consideró al Zonda en segundo lugar entre los mejores autos de la última década, y en septiembre del mismo año fue distinguido como “la più bella macchina delle italiane”. En noviembre de 2005, el Pagani Zonda volvió a Nürburgring con su versión F Coupé y mejoró su propio récord, con una marca de 7’32’’, además de superar con éxito todas las pruebas del Supertest de la revista SPORT AUTO. Ese mismo mes también superó el récord en la pista TOP GEAR, en Inglaterra, supervisado por los técnicos de la propia revista. Al mes siguiente, el Zonda F logró la “Palme d’Or”, el más importante reconocimiento que anualmente otorga la revista francesa SPORT AUTO. En su siguiente edición allí se comentó: “El Zonda F Coupé es sin dudas el mejor Supercar de 2005”.
Y es que el Zonda les viene rompiendo el traste a las Ferraris, los Lamborghini, Porsche y demás etcéteras
Ya existen más de 60 autos entregados, una cifra que no parece abultada hasta que consideramos que en su planta trabajan poco más  de un docena de empleados de forma totalmente artesanal en proyectos a pedido. Prácticamente no existen máquinas ni ruidos mientras todo se hace a mano. Incluso el taller es llamado "atelier", porque la gestación del Zonda es considerada una obra de arte. Una obra de arte de 600.000 Euros como mínimo.
En Argentina en noviembre del año 2000 la Fundación Juan Manuel Fangio y la empresa Firestone Argentina reconocieron a este pibe como “uno de los cinco profesionales que más contribuyeron a difundir el automovilismo argentino en el mundo”. Y su ciudad natal lo distinguió, en diciembre de 2004, con el título de Embajador de Casilda ante el Mundo.
Como si todo esto no fuera suficiente, hace muy poquito tiempo un grupo de investigadores de las universidades de Viena y Parma, luego de analizar a los más importantes diseñadores y constructores de autos de la historia, concluyeron en que Horacio Pagani es “El Ettore Bugatti del Siglo XXI”.
Horacio no para y ya presentó el auto que reemplaza al Zonda, el Huayra (nombre del dios de los vientos y los huracanes en el noroeste argentino y Bolivia), e inauguró la Casa Pagani en Módena para recibir a clientes, amigos y periodistas, en una casa de campo ambientada con la temática del auto; está en pleno diseño de un yate de 20 metros tan revolucionario como el vehículo y sueña con idear un helicóptero y montar una escuela de diseño industrial en su provincia natal, Santa Fe, posiblemente en Casilda, pero sin tocar la temática de diseño automotriz ya que entiende que ésto obligaría a los jóvenes a emigrar tal como le ocurriera a él.
Horacio suele decir que es un apasionado nato. Que podría haber hecho cosas más importantes, porque hacer un auto no significa para nada algo importante. Que a lo mejor si se dedicaba a la medicina en lugar de hacer autos que cuestan más de medio millón de euros, hubiera sido mejor. Pero que quiere tratar de transmitir que es una persona normal que cada vez que hace algo tiene que hacer sacrificios como cualquiera. Que está lleno de límites y miedos, como todos.
Claro, usted puede pensar como yo, que sus problemas no deben ser muy básicos si puede vestir Armani o ser simplemente millonario, pero hay que recordar que nació como un hijo de clase media laburante argenta y que solo con esfuerzo y empeño ha llegado a obtener sus logros.
Hoy nos hace falta gente como Oreste Berta y Juan Manuel Fangio que recuerden sus inicios y ayuden a labrarse un porvenir a quienes tienen potencial y son desconocidos como lo era Horacio. Sin embargo en la sociedad en que vivimos es más frecuente el robo de ideas, la sustracción de logros y que los méritos recaigan en quienes solo pueden demostrar su facilidad para hacer dinero sin trabajar para ello.
Ni los éxitos internacionales ni los monstruosos proyectos que encara Horacio han conseguido cambiarlo. El tiene la chispa de los grandes, aunque para sus amigos y conocidos sigua siendo la misma persona que emigró de Casilda con los sueños de todo pibe argentino y una fuerza incontenible para conseguirlos.

 
Fuentes consultadas:
Pagani Automovili
Motor Pasión
Casilda.com
Clarín




2 comentarios:

La URBE dijo...

Muy lindo relato, con mucha emocion. creo que ahora Argentina vuelve a ofrecer oportunidades, espero que surjan mas intrepidos como Pagani y que puedan realizar sus proyectos aqui.
muy bueno el blog!

Octavio

OPin dijo...

Muchas gracias La URBE, comentarios como el suyo nos impulsan a continuar con el blog.

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Por razones de comodidad todos los comentarios serán moderados. De ésta forma si usted desea dejarnos alguno, podremos responderle a la brevedad.
Muchas gracias.